Machine Learning

5G, Big Data, Patrones de conducta… ¿Cómo afecta al retail?

Este año, durante el Mobile World Congress, el concepto más hablado y con más presencia en stands y conferencias es la irrupción del 5G y las aplicaciones que tendrá en las ciudades, coches, casas, empresas, etc. La hiperconectividad dará pie a un alto número de datos almacenados en granjas de servidores y la pregunta es: ¿Qué haremos con todos estos datos?

Mapa 5GLa tecnología está ya preparada para implementarse y dotar a todas las personas de una connexión rápida y fiable para acceder a información en tiempo real, pero esta connexión no será únicamente para brindar información, sino la contrapartida es tener potenciales usuarios de realizar una acción facilitando sus datos de actividad diaria. Todo este volumen de datos de millones de usuarios pueden ser usados para generar la palabra que oiremos más a menudo en un futuro inmediato relacionado con el Big Data, patrones. Gracias a la geolocalización, los intereses y el tiempo concreto de la acción, podemos establecer patrones generales de consumo para tomar decisiones muy valiosas que antes se tomaban con un alto sesgo de error. Estos patrones tendrán un alto valor dentro de sectores como el retail, la restauración, turismo, etc. Minimizar el error de una de las decisiones más estratégicas en el mundo offline como la ubicación de un local, puede elevar el interés por las grandes marcas a aplicar los conocimientos aprendidos en el mundo online a todos los canales y llegar a la omnicanalidad tan deseada. La connexión del mundo online con el offline permite a las marcas tener toda la trazabilidad del customer journey y decidir cuál es el momento justo y dónde interactuar con el cliente.

La información es poder y quien sepa acceder a ella y sepa explotarla obteniendo patrones decisorios va a triunfar en los próximos años. Por eso son tan importantes las herramientas que puedan tratar con altos volúmenes de datos y más importante aún, que doten de inteligencia al programa para visualizar la información clave entre tantos datos. El ser humano va a convertirse en proveedor de inteligencia a las máquinas para que proporcionen aquello que el ser humano sería incapaz de realizar o aquello repetitivo sin valor que una vez aprendido nunca varía. Aplicado al mundo de retail, los cajeros y parte del personal de tienda van a poder ser sustituidos por robots. Hasta ya aparecen pantallas que detectan si eres hombre o mujer, qué talla usas y con qué estado de ánimo te encuentras, sabiendo eso te sugiere looks disponibles en la tienda para que te los pruebes o si no están que se envíen a casa cómodamente. El mundo offline y online cada vez va a estar más conectado y se aprovechará lo mejor de los dos mundos.